Local Politics

El Supremo de Estados Unidos podra estar a punto de ilegalizar el aborto


Actualizado

As lo afirma la web ‘Politico’, basndose en el borrador de una sentencia del Tribunal a la que ha tenido acceso. Se tratara de una decisin histrica, tanto por lo que significa como por la increble filtracin de las deliberaciones de la ms alta instancia judicial estadounidense

El Tribunal Supremo de EEUU.
El Tribunal Supremo de EEUU.J. Scott ApplewhiteAP

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha decidido ilegalizar el aborto. As lo afirma la web ‘Politico’, basndose en el borrador de una sentencia del Tribunal a la que ha tenido acceso. La opinin de la mayora de los 9 miembros del Supremo ha sido escrita por el juez conservador Samuel Alito, que fue nominado por George W. Bush y, en su quinta pgina, declara que “Roe versus Wade fue atrozmente errneamente desde el primer momento”. Roe versus Wade es la sentencia del Supremo de 1973 en virtud de la cual se legaliz el aborto.

Se tratara, as pues, de una decisin histrica, tanto por lo que significa como por la increble filtracin de las deliberaciones del Supremo, y la consiguiente prdida de prestigio de la ms alta instancia judicial estadounidense, que en Estados Unidos, adems, tiene un poder sin parangn en ninguna otra democracia liberal. Segn ‘Politico’, los cinco jueces conservadores apoyan la sentencia, mientras que los tres de izquierdas la rechazan. El presidente del Supremo, John Roberts, nombrado por George W. Bush pero que ha ido girando al centro, sobre todo en cuestiones sociales, an no ha definido cmo votar.

Durante 49 aos, el aborto ha sido legal en Estados Unidos por el proceso legal lanzado por la texana Rhonda McCorney – bajo el seudnimo ‘Jane Roe’, con el que se preserv su anonimato – contra el fiscal de su distrito, Henry Wade, en 1969. Tras cuatro aos de batalla legal, el caso lleg al Supremo, que declar que el aborto se ajusta a la Constitucin y, adems, estableci plazos extremadamente amplios para llevarlo a cabo.

Pero la decisin de los jueces nunca aplac a la opinin pblica. De hecho, el Congreso de Estados Unidos ha dejado pasar estas cinco dcadas sin promover ni una sola ley que consolide la sentencia. La razn es simple: los congresistas saben que el aborto es un pantano de arenas movedizas polticas en el que la muerte poltica est garantizada. Entretanto, la opinin pblica ha quedado dividida, con una tensin creciente entre ‘pro-vida’ (en favor de la prohibicin del aborto) y ‘pro-eleccin’ (en contra) que en ocasiones ha ido ms all del debate poltico y ha degenerado en violencia, como cuando en 2015 tres personas fueron asesinadas en un atentado contra un establecimiento en el que se realizaban abortos en Colorado. En los ltimos dos aos, una serie de estados controlados por el Partido Republicano han logrado con xito limitar al mximo los plazos del aborto en EEUU con el objetivo de que sus regulaciones fueran llevadas al Supremo y ste tuviera que decidir, de nuevo, sobre ‘Roe versus Wade’. El 59% de los estadounidenses estn a favor de que el aborto sea legal, mientras que el 39% opina que debe ser penalizado. Son exactamente las mismas proporciones que en 1973, segn los anlisis del Centro Pew para la Opinin Pblica, una organizacin independiente sin nimo de lucro.

Una eventual prohibicin del aborto sera un terremoto poltico y social en Estados Unidos. El borrador de la sentencia escrito por Alito afirma que el aborto debe regresar “a los legisladores”, lo que supone pasarle es patata incandescente, ms que caliente, al Congreso. Al mismo tiempo, la prohibicin del aborto sera un motivo de movilizacin enorme para los demcratas en las elecciones legislativas de noviembre de este ao y, probablemente, en las presidenciales de 2024.

Finalmente, est el descrdito institucional. En sus casi dos siglos y medio de existencia, el Supremo de Estados Unidos jams ha tenido una filtracin e este tipo. La noticia de ‘Politico’, as, ahonda en la idea de cada vez ms estadounidenses de que ese tribunal est totalmente politizado. Es una percepcin, adems, correcta: los presidentes republicanos nominan a jueces republicanos, y los demcratas a jueces de su partido. De hecho, el Partido Republicano lleva cuatro dcadas, desde la presidencia de Ronald Reagan, ejecutando una estrategia para controlar el sistema judicial de Estados Unidos, algo perfectamente legal en ese pas, en el que los polticos eligen a los jueces. Solo con Joe Biden los demcratas han empezado a contraatacar. Pero, con cuatro dcadas de retraso, la iniciativa est del lado republicano.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.