Local Politics

Una planta metalúrgica con mil civiles refugiados, el último reducto de la resistencia de Mariúpol



Actualizado:

Guardar

Una enorme columna de humo brota de la acería Azovstal en Mariúpol, el último reducto de la resistencia ucraniana en la ciudad a orillas del mar Azov, el gran trofeo que Putin quiere levantar desde hace más de un mes y medio cuando comenzó la guerra. En las últimas horas,
Rusia ha bombardeado la planta para obligar a los últimos soldados ucranianos
atrincherados en el vasto complejo industrial a rendirse y deponer las armas a cambio de perdonarles la vida. Pero los combatientes ucranianos oponen una feroz resistencia.

La planta metalúrgica de Azovstal es el refugio de al menos mil civiles, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, que se protegen de las bombas en los tres sótanos subterráneos de la fábrica.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.