Local Politics

Macron aventaja en 13 puntos a Le Pen en la víspera de la segunda vuelta, según una encuesta de Ipsos


A falta de escasas horas para que abran los colegios electorales en Francia, Emmanuel Macron mantiene 13 puntos de ventaja en la segunda vuelta de las presidenciales sobre su rival, la ultraderechista Marine Le Pen, según la última encuesta de Ipsos. El actual presidente revalidaría así su mandato, aunque con un 10% menos de apoyos de los que obtuvo en 2017.


Radiografía del voto a la extrema derecha en Europa: dónde crece, qué países son excepciones y en qué se diferencian los partidos

Radiografía del voto a la extrema derecha en Europa: dónde crece, qué países son excepciones y en qué se diferencian los partidos

Saber más

La encuesta, cuyo trabajo de campo se desarrolló este viernes, 22 de abril, otorga a Macron un 56,5% de los apoyos y deja a la candidata de Reagrupamiento Nacional (RN) en el 43,5%. Ambos obtendrían de este modo una variación de 10 puntos con respecto a los resultados que obtuvieron en las anteriores elecciones, a las que también llegaron los dos en segunda vuelta. En aquel momento, Macron, con más de 20,2 millones de votos tuvo el apoyo de más del 66% del electorado; mientras que Le Pen se quedó en el 33,9%, con 10,6 millones de votos.

Ipsos, que ha entrevistado para esta última encuesta previa a la contienda del domingo a 12.129 personas, con un margen de error de +/-1,1%, profundiza así en un punto la ventaja de Macron sobre le Pen frente al último sondeo, con datos recopilados entre el 15 y el 18 de abril. El presidente francés, no obstante, no recupera la ventaja que obtenía sobre la líder de ultraderecha al inicio de la campaña, entre el 21 y el 24 de marzo, cuando, según la encuestadora, Macron retenía un 57% de los apoyos frente al 43% de Le Pen.

La campaña electoral para la primera vuelta sirvió a la líder de RN para recuperarse en las encuestas y transformar esa tendencia en apoyos reales en ese primer tramo electoral, cuando obtuvo 23,25% de los apoyos y consiguió colarse en el ballotage de este domingo, por encima del izquierdista Jean-Luc Mélenchon, que se quedó en el 21,95% del voto.

La líder de extrema derecha no había obtenido nunca un porcentaje de votos tan alto en una primera vuelta –en 2017, logró un 21,3% y en 2012, un 17,9%–. Se trata de un nuevo récord justo 20 años después de la sorprendente clasificación de su padre, Jean-Marie Le Pen, para la ronda final. La candidata de Agrupación Nacional ha recibido más de 8,13 millones de votos, más que en las primeras rondas de 2017 y 2012.




En este segundo tramo de campaña electoral, además de los respectivos actos de los candidatos y una moderación en el tono de ambos para tratar de captar al votante de Mélenchon, han jugado un papel clave el debate cara a cara de esta semana y los posicionamientos que han ido mostrando los candidatos que no pasaron a la segunda vuelta.

La primera en mostrar su apoyo a Macron fue la candidata del Partido Socialista, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. “Os pido solemnemente que votéis contra la extrema derecha de Marine Le Pen utilizando la papeleta de Emmanuel Macron”, dijo tras conocer los resultados. También lo hizo, aunque a título personal, la candidata de la derecha moderada, Valérie Pécresse: “Estoy profundamente preocupada por el futuro de nuestro país, con una extrema derecha que nunca ha estado tan cerca de ganar. Votaré en conciencia a Emmanuel Macron para evitar que Marine Le Pen llegue al poder y provoque el caos”.

Sin embargo, la llave en estas elecciones la tienen los 7,7 millones de personas que apoyaron a Mélenchon en la primera vuelta. El líder izquierdista exhortó a sus votantes a “no dar ni un voto” a la extrema derecha, aunque tampoco llamó directamente a votar al líder de La República En Marcha. En este sentido, Brice Teinturier, director del instituto demoscópico Ipsos, explicaba hace unos días a la agencia France Presse que, a día de hoy, “un 34% del electorado de Mélenchon tiene intención de votar a Macron, un 30% a Le Pen –más que en 2017– y un 36% de quedarse en casa”. En una encuesta interna entre votantes registrados de Francia Insumisa publicada este domingo, la mayoría asegura que no acudirá a votar en la segunda vuelta entre Macron y Le Pen o votará en blanco.

Le Pen sí contará seguramente con las papeletas de quienes apoyaron en la primera ronda al ultraderechista Eric Zemmour, que animó a sus cerca de dos millones y medio de votantes a votar por la candidata de RN, a pesar, dijo, de “los desacuerdos” que ha tenido con ella durante la campaña. “Frente a Le Pen hay un hombre que ha traído dos millones de inmigrantes: no voy a equivocarme de oponente”, dijo.

Otra de las claves de esta segunda vuelta electoral será la participación. La encuesta de Ipsos calcula que este dato se moverá entre el 71,5 y el 75,5%, una horquilla dentro de la que está la participación que hubo en la última segunda vuelta, celebrada el 7 de mayo de 2017, con un 74,56%.

Tras la campaña descafeinada de la primera vuelta, los sondeos hacían pensar que la abstención batiría un récord histórico. Finalmente, aunque la participación fue una de las más bajas en unas elecciones presidenciales, fue superior a la de 2002. En esta primera vuelta, la abstención se situó en torno al 26,3%, cuatro puntos más que en 2017 (22,23%), pero sin alcanzar las cifras de 2002 (28,4%), máximo en unas presidenciales.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.