Local Politics

La familia Benetton rechaza la oferta de varios fondos y ACS por Atlantia



La familia Benetton, que controla la italiana Atlantia (de la que posee un 331% a través de su holding Edizione), ha comunicado a Global Infrastructure Partners (GIP) y a Brookfield Infrastructure que no está interesada en la propuesta de adquisición del  grupo italiano de infraestructuras (opera aeropuertos en Roma y el sur de Francia y autovías en Europa y América Latina) propuesta por ambos fondos. Los fondos indicaron que tienen un acuerdo exclusivo con ACS, en virtud del cual la constructora podría adquirir una participación mayoritaria en las concesiones de autopistas de peaje de Atlantia si se completaba alguna oferta.

En un comunicado emitido el jueves por Edizione, los Benetton dijeron que su inversión en Atlantia es estratégica y que quieren preservar las raíces italianas del grupo y su integridad.

“La inversión en Atlantia tiene un carácter estratégico y Edizione pretende seguir contribuyendo al desarrollo sostenible de su valor, manteniendo las raíces italianas de la empresa en el marco de un diseño industrial que realza el enfoque en las infraestructuras de transporte, caracterizadas por la sostenibilidad y la innovación para la futura movilidad de las personas y bienes”, justifican.

También confirmaron que se están llevando a cabo conversaciones con el fondo Blackstone sobre su posible incorporación como socio, en una alianza que reforzaría su control sobre Atlantia, pero añadieron que aún no se ha alcanzado ningún acuerdo.

Por su parte, los fondos GIP y Brookfield confirmaron que han presentado una posible oferta de adquisición de Atlantia (cuya capitalización bursátil supera los 16.000 millones de euros), y que se habían reunido con Edizione los días 3 y 23 de marzo.

Problemas para una opa

La política también corre el riesgo de complicar la situación, ya que el Gobierno italiano tiene la llamada “accion de oro”, esto es, la capacidad de vetar ofertas que afecten a la propiedad de los aeropuertos del país.

Alessandro Benetton fue nombrado presidente de Edizione este año, reforzando el control de la familia sobre sus inversiones. Edizione dijo entonces que consideraba estratégica su inversión en Atlantia.

Los analistas del banco de inversiones italiano Equita subrayaron que una opa hostil por parte de ACS y los dos fondos resultaría difícil, ya que Atlantia tiene a dos históricos accionistas, el fondo de inversiones del Gobierno de Singapur (GIC), que tiene el 8,2%, y la Fondazine Cassa Risparmio Torino (4,5%), con los que Edizione conserva buenas relaciones; y juntos suman el 45,8% del capital de la gestora de infraestructuras. Además, el banco británico HSBC tiene un 5%, el Tesoro italiano un 0,84% y el resto, algo más del 48%, es capital flotante (susceptible de ser negociado habitualmente en Bolsa).

ACS y Atlantia ya están vinculados desde 2018 a través de su propiedad conjunta del operador español de autopistas Abertis, en la que la primera cuenta con el 50% menos una acción y la segunda con el otro 50% más una acción.

Un suculento pastel

Atlantia es ahora mismo un suculento pastel para ACS, sobre todo porque, haciéndose con su control, obtendría la otra mitad de Abertis, que tiene una fuerte presencia en España y en América Latina, en países como Brasil, Argentina y México. Atlantia opera además en Chile con el Grupo Costanera, una empresa que es líder en el área de la infraestructura pública.

Como grupo, Atlantia tiene 48 concesiones de autopistas en 11 países, cuenta con algún tipo de servicio de peaje en 24 países, opera cinco aeropuertos (los de Fiumicino y Ciampino, en Roma, y Niza, Cannes y Saint Tropez, en la Costa Azul francesa), y tiene el 15,5 % de Getlink, la sociedad de cartera que gestiona el Eurotúnel en el Canal de la Mancha.

Además, este año prevé cerrar la compra de la empresa de sistemas de control de tráfico en carretera Yunex Traffic por 950 millones de euros y Abertis va a vender a Telepass (filial de Atlantia) su controlada francesa Eurotoll, que se dedica a soluciones de peaje electrónico para vehículos pesados.

La constructora de Florentino Pérez presentó hace unos meses una  oferta por la filial de autopistas italiana de Atlantia, Autostrade per l’Italia, pero no consiguió el respaldo del Gobierno italiano.

Atlantia finalmente vendió su filial, foco de una disputa con el Ejecutivo italiano después del mortal colapso de un puente en 2018 en Génova, al banco estatal italiano CDP y sus aliados. Este año se embolsará 8.000 millones de euros por la operación.

Tras la venta, la principal cartera de autopistas de Atlantia ha quedado reducida principalmente a las incluidas en Abertis, empresa que le aporta el 83% de su resultado bruto de explotación (Ebitda).





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.