Local Politics

El parricida de Sueca, fro, sin arrepentimiento y culpando a la madre por haber roto la relacin


Actualizado

El juez decret su ingreso en prisin tras su declaracin y la de su ex mujer, “que est muerta en vida” segn su abogada. El juzgado de Familia pudo haber conocido la sentencia por malos tratos, pero no hubo consulta a la base de datos

La Guardia Civil protege al asesino de Sueca ante una avalancha de gente enfurecidaEL MUNDO

Ni el ms mnimo signo de arrepentimiento. Jos Antonio, Toni, est desde ayer en la prisin de Picassent despus de que prestara declaracin ante el juzgado de Instruccin nmero 4 de Sueca por haber matado a cuchilladas a su hijo Jordi, de 11 aos, en pasado domingo. Se le acusa de los delitos de asesinato, quebrantamiento de condena continuado, maltrato y maltrato psicolgico a la madre, a la que sigue torturando. Y es que Toni, segn fuentes presentes en su declaracin ante el juez, se mostr fro y culp a su ex pareja de lo ocurrido por su negativa a retomar la relacin.

Durante una hora y media, respondi a la preguntas del juez, ante quien ya haba comparecido Mara Dolores, “muerta en vida”, como describi su abogada. “Ha sido una mujer dominada por el marido, con miedo, con la voluntad dominada. Ahora solo nos pide que la dejemos irse con su hijo, que quiere irse con l. Est muerta en vida“, admiti en declaraciones a la Sexta Reyes Albero.

El acoso de Toni a Mari llevaba semanas producindose de manera telefnica y este fin de semana se haba empezado en que Jordi y ella comieran con l para celebrar el cumpleaos del pequeo. Pero solo acudi durante una hora el menor, contra quien nunca haba manifestado actitudes violentas.

Esas llamadas son las que demuestran que Toni quebrant la orden de alejamiento de su ex mujer dictada en agosto y que estableci para la vctima un “riesgo medio” porque ya no vivan juntos. No hubo ms vigilancia. La consellera de Justicia de la Generalitat Valenciana, Gabriela Bravo, ya ha propuesto que se inicio un cambio legislativo para que la vigilancia se lleve a cabo sobre los agresores, de manera que puedan atentar ni contra sus parejas ni contra sus hijos.

En el caso de Jordi, la suspensin de las visitas acordaran tras el juicio rpido por violencia de gnero, no qued reflejada en el convenio de divorcio firmado en septiembre porque, a pesar de que el juzgado de Familia de Sueca dispona de acceso al Sistema de Registros Administrativos (SIRAJ), la base de datos que recoge todas las actuaciones penales sean o no de violencia machista, no se consult.

No es de obligado cumplimiento esa consulta, pero de haberla hecho se hubiera accedido al procedimiento penal que le conden a Toni a los 40 das de trabajo en beneficio de la comunidad y a la orden de alejamiento.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.