Local Politics

Cáncer de mama: Un medicamento frena el avance del cáncer de mama metastásico en un 78% de los casos



El trastuzumab deruxtecan, un fármaco que actúa como un “caballo de Troya” al burlar las células tumorales para entrar en ellas y destruirlas, es el responsable de los resultados “más positivos en la historia” del cáncer de mama, según el director del ensayo Destiny Breast-03, Javier Cortés.

El fármaco ya ha pasado a considerarse terapia estándar de segunda línea en cáncer de mama metastásico HER2-positivo —es decir, se aplicará cuando el primer tratamiento no dé resultados— tras los buenos resultados del ensayo clínico. El 75,8% de las pacientes que recibieron trastuzumab deruxtecan se mantienen sin que el cáncer empeore a los 12 meses, frente al 34,1% en el caso del grupo al que se le administró el tratamiento estándar. Además, en un 16% de los casos el tumor ha llegado a desaparecer tras la administración del nuevo fármaco.

El HER2-positivo, que afecta al 20% de las enfermas con cáncer de mama, es uno de los subtipos más agresivos de este tipo de cáncer, el tumor más frecuentemente diagnosticado entre las pacientes.

Una de las líneas de investigación que está logrando mejores resultados es la que combina un anticuerpo con un fármaco de quimioterapia, lo que se conoce como conjugado anticuerpo-fármaco o ADC. Esta es la estrategia que ha seguido el estudio dirigido por el doctor Cortés, director del International Breast Cancer Center (IBCC) e investigador asociado del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

El trastuzumab deruxtecan se administra por vía intravenosa y viaja a través de la sangre hasta las células tumorales. Allí el anticuerpo reconoce la puerta de entrada de estas células malignas, en este caso el receptor HER2, entra sin ser detectado y libera la quimioterapia que transporta para destruirlas, sin dañar tanto otras células sanas.

El ensayo clínico de fase III, de ámbito internacional, se efectuó con la participación de 524 pacientes con cáncer de mama metastásico HER2-positivo, reclutadas para este ensayo entre el 20 de julio de 2018 y el 23 de junio de 2020 en 169 centros de 15 países.

Ahora, el estudio se ha sometido a la revisión por pares (evaluación que hacen expertos externos al trabajo) y se ha publicado en el The New England Journal of Medicine, lo que confirma la solidez de los datos obtenidos.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.