Local Politics

“Antes el pienso era caro, ahora es imposible de encontrar”


‘La resistencia rural’ aglutina las reivindicaciones y dificultades del campo español, con sus de momento siete miembros activos también en las redes sociales, como la subida de precios del pienso un 40%, de los fertilizantes un 300% y el “exceso de burocracia“, por lo que piden que las leyes del campo se hagan “pensando en el campo”. “En los despachos de Madrid nos están haciendo polvo a nosotros, que estamos en la tierra. Eso es lo que está matando al mundo rural y al sector primario“, denuncia a 20Minutos Jesús Manuel Martín, pastor extremeño, miembro de la asociación y activista en redes sociales.

Esta plataforma surge “para reivindicar los problemas que tenemos todos”, explica Martín. “Tenemos más fuerza porque tenemos más seguidores juntos. Somos siete, los que más presión hacíamos, pero las puertas están abiertas a más gente comprometida y que conozca los problemas de verdad”, anima.

Denuncia, por ejemplo, “los bajos precios” a los que venden los productos y los animales, a pesar del incremento de los costes de producción. “Las leyes se tienen que amoldar a la realidad del mundo rural“, exige. “Es lo que está matando al mundo rural”, explica Martín. Pero, ¿cuáles son los problemas que la plataforma denuncia?

“Los fertilizantes han subido un 300%”

En la denuncia de los precios de producción, María del Camino, experta en ganadería merina en Don Benito (Badajoz), denuncia que han subido los costes de los carburantes, de la luz, de las materias primas

“En la ganadería, el pienso ha subido un 40%”, explica, añadiendo además que ahora es difícil de encontrar. “Ha pasado de ser un producto caro a ser un producto de primera necesidad que no tenemos“.

Además, insiste en que sus animales “siguen valiendo lo mismo, y con una problemática ahora para comercializarlos con la huelga del transporte”, incide. “Los carburantes, la luz, tenemos unos costes altísimos que cada vez agravan más la situación de las ganaderías, sobre todo porque la mayoría de los ganaderos somos también agricultores”, explica.

María intenta autoproducir de forma natural las siembras. “Ahora mismo el gasoil está por las nubes y tampoco tengo la posibilidad de usar fertilizantes, porque el precio ha subido un 300%“.

María, que acudió a la masiva manifestación en Madrid, quiere quitarle el tinte ideológico a las protestas. “Hemos salido a quejarnos la sociedad completa, todos los que formamos parte del mundo rural, y el mensaje que está llegando a la sociedad es que éramos la extrema derecha”. “Fuimos los que vivimos en los pueblos, que tenemos ideologías distintas”, incide.

Del Camino insiste en que, “a la hora de desarrollar políticas“, los políticos “tienen que pensar si vienen a poner problemas de cumplimiento de las mismas, porque no se conoce cómo es el sector rural o cómo es la vida en los pueblos“.

“Están llevando el campo a la ruina”

La historia de Joaquín López Bernabé es la del abandono de la agricultura en Almería porque ya no podía ganarse la vida con ella. Es el fundador y presidente de la Unión de Agricultores Independientes de España y se dedicaba al trabajo del campo.

Bernabé tuvo un papel importante hace unos años cuando creó la Unión. “No me considero influencer, pero si es cierto que lideré un movimiento en 2019-2020 en defensa del sector primario y se creó la U.A.I., de la que soy el actual presidente”, explica y admite que la gente del sector se identifica con él y le ve “como a alguien capacitado para hacer esto, cuando digo algo la gente me responde y me sigue“.

Tras varios años de pérdidas económicas en su sector, no soportó la situación. “Con la agricultura estaba perdiendo dinero. En 2019, 2020 y 2021, perdí mucho dinero”. Entonces, llevaba desde 2017 trabajando la tierra. “Puedes aguantar un poco”, explica, pero admite que todo tiene un límite. “Están llevando el campo a la ruina“, denuncia. 

“Pago 400€ más por el tanque de gasoil”

Por eso, tuvo que cambiar de fuente de ingresos y revitalizar un hotel rural en Trevélez (Granada). “Tenía el hotel cerrado por la pandemia y he tenido que volver a abrirlo”, admite, para poder subsistir.

Pero la situación actual no hace de su negocio un camino de rosas. “La subida de la luz y el gasoil está afectando negativamente“, explica. Bernabé está asumiendo él mismo los sobrecostes y no está encareciendo sus servicios. “No me gustaría subir los precios porque ya de por sí, al cliente, se le encarece el venir aquí y le sería inviable”, admite.

El hostelero revela que ahora paga hasta 400€ más por el tanque de gasoil del que se nutre el suelo radiante del hotel. “Esta zona es muy fría por la noche, y mantenerlo caliente cuesta muchísimo”, explica, “y está bastante caro llenar el tanque”.

“Si tengo que ganar algo menos, lo gano, pero le doy un buen servicio a mis clientes y tengo una buena afluencia, que es lo que necesito”, explica, aunque se muestra optimista con el futuro. “A ver si viene el turismo, volvemos a la normalidad y nos recuperamos”, reflexiona Bernabé. “Voy luchando“, admite.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.