Local Politics

así es el dolmen de Guadalperal


En los momentos de sequía, las aguas de los embalses dejan un paraje desértico a medida que disminuye su nivel. Sin embargo, existe un lugar donde, justo en ese momento, salen a la luz los tesoros escondidos en su fondo. Se trata del embalse de Valdecañas, en Cáceres, cuya construcción dejó sumergido un conjunto megalítico de un valor incalculable: el Dolmen de Guadalperal.

Restos del Dolmen de Guadalperal.
Restos del Dolmen de Guadalperal.
Pleonr (Wikimedia Commons)

Estos restos arqueológicos, situados en el municipio de El Gordo, han sido comparados con el monumento de Stonehenge debido a su forma. Tienen una antigüedad de entre 4.000 y 7.000 años y fueron construidos como lugar de enterramiento del cual se conservan 140 piedras de granito en pie y muchas otras tumbadas. Algunas de ellas llegan hasta los 1,8 metros de altura y están dispuestas en un círculo de 26 metros de diámetro.

Una protección más que necesaria

Estos vestigios del pasado fueron descubiertos en 1926 por el sacerdote y arqueólogo alemán Hugo Obermaier, pero no se le dieron ni la importancia ni la protección que merecían. Décadas después, a principios de los años 60, empezó la construcción del embalse en el río Tajo, con lo que el monumento megalítico quedó sepultado bajo el agua.

Restos del Dolmen de Guadalperal.
Restos del Dolmen de Guadalperal.
Pleonr (Wikimedia Commons)

Después de esto, solamente en dos ocasiones el Dolmen de Guadalperal ha vuelto a ver la luz. Por ejemplo, tal y como explican desde la Asociación Raíces de Peraleda, que lucha por la conservación del dolmen, “en el 2019 quedó totalmente fuera, en terreno seco, por primera vez desde la construcción del pantano, y en el 2021 ocurrió de nuevo”, con lo que se pudieron observar los daños del paso del tiempo.

No fue hasta el 2019 que se pusieron en marcha acciones para la conservación del monumento megalítico, y el propio Ministerio de Cultura y Deporte ha apuntado que ya han iniciado los trámites para nombrar el conjunto megalítico como Bien de Interés Cultural.

Otros restos arqueológicos del embalse

El dolmen no es el único resto arqueológico que se encuentra en el embalse de Valdecañas. Con la construcción del pantano, también quedaron en sus profundidades algunos restos de la antigua ciudad romana de Augustobriga, que construyeron en la orilla del Tajo. Sin embargo, aún podemos observar columnas de antiguos templos que lograron salvarse “al ser trasladadas a un cerro próximo junto a la carretera que une Navalmoral de la Mata y Guadalupe”, tal y como cuentan en ElConfidencial.

Restos de la ciudad romana de Augustobriga.
Restos de la ciudad romana de Augustobriga.
JOSE L. VEGA (iStock)

Incluso, en el período de sequía del año pasado, según detalla elDiario.es, salieron al descubierto por primera vez las ruinas de la Casa Grande de Alarza, que fue un convento de frailes hasta finales del siglo XVIII.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.