Local Politics

Las tartas de queso de La Cheesequería



Actualizado:

Guardar

Cremosa y suave, con mucha personalidad y ligera. Probamos la tarta de queso payoyo de La Cheesequería, un establecimiento situado en el Limonar, en la avenida de Mayorazgo, del que en apenas un año se ha escrito mucho y bien. No nos hemos querido resistir y hemos hecho hueco en la agenda para hincarle el diente a un dulce que está muy de moda, la tarta de queso, y volvemos a la redacción con ganas de repetir y contribuir al boca a boca para animar a quienes aún no conozcan este obrador a acercarse y conocer algunas de sus 19 diferentes tartas de queso.

Hasta 19 tartas diferentes elaboran en La Cheesequería.
Hasta 19 tartas diferentes elaboran en La Cheesequería. – MS

Al frente Ricardo Álvarez y Cristina Mora y una historia detrás que es, cuanto menos curiosa.

Emprendieron en plena pandemia, durante el confinamiento. Eso de estar en casa no va con estos dos jóvenes –él con formación y experiencia en hostelería y alta cocina y ella especializada en marketing y comunicación– así que comenzaron a preparar tartas de queso en su piso. “Las vendíamos a conocidos y familiares. Cada vez teníamos más encargos y nos animamos a emprender”, cuentan a GURMÉ Málaga. De ahí ese nombre de ‘El Caserito’ con el que se fueron dando a conocer también a través de las redes sociales, especialmente vía Instagram. Seguían llegando pedidos y lo tuvieron claro: “¡Adelante!”

La tarta de queso payoyo y la de pistacho son las favoritas de su clientela.
La tarta de queso payoyo y la de pistacho son las favoritas de su clientela. – MS

Encontraron local en el Limonar, un pequeño establecimiento en el que siguen a día de hoy, con una parte de cocina y una barra al público con expositor para apostar por el take away. En la puerta, unos bancos y unas mesas con sillas para quienes quieran tomarla allí mismo con un café. Desde entonces no han parado. “Comenzamos abriendo de lunes a domingo y ahora estamos cerrando los lunes. Nos resulta complicado porque tenemos una clientela fiel que regresa y al final trabajamos con un producto artesanal, que cuidamos al detalle, y estamos comprometidos al máximo con el resultado, con la calidad que se consigue”, reseña Ricardo.

Este joven malagueño no sabía la que se le venía encima. Comenta que está feliz de ver la trayectoria del negocio y que las aspiraciones de él y de Cristina pasan por seguir dándolo todo y abrir alguna Cheesequería más. Álvarez ha aprendido con grandes de la gastronomía, pasando por Diverxo y ejerciendo codo con codo con Mauricio Giovanini -estrella Michelin Messina Restaurante. Su prometedora carrera se pausó con la irrupción del covid pero ha sabido revertir la situación con esta Cheesequería que en julio cumplirá su primer año, con una media de 200 tartas semanales.

Diariamente al pie del cañón.
Diariamente al pie del cañón. – MS

El secreto está en la masa

¿Y cómo consiguen esa untuosidad tan característica de estas tartas? Casi se deshacen en la boca y una porción, al plato, bien pareciera que se va derritiendo poco a poco. Una ‘caída’ que genera salivación de manera inmediata… ¿Cuál es la clave? Ricardo dice que se trata de utilizar buena materia prima y controlar en la medida de lo posible el punto de cocción. Cuentan con un horno de pastelería de primer nivel que está todo el día encendido. “Nosotros controlamos el proceso y estamos incorporando personal para que se especialice en este producto”, añade El Caserito.

Los clientes saben perfectamente lo que quieren.
Los clientes saben perfectamente lo que quieren. – MS
¡Tarta lista para llevar a casa!
¡Tarta lista para llevar a casa! – MS

Como se puede leer más arriba, en estos momentos tienen 19 tartas distintas, siendo el queso el ingrediente imprescindible. Van testando sabores y fórmulas variadas que prueban ellos mismos y dan de probar a sus allegados. Las que pasan la prueba se ofrece al cliente para comprobar la acogida. Hay versiones hasta para esos que dicen que no les gusta el queso. “Propuestas como la de Happy Hipo o Jungly consiguen enmascarar el sabor del queso para quienes llegan con ciertos prejuicios. Luego están esos que tienen intención de ir probando todo y salen satisfechos… ¡repiten!”, nos dicen Cristina y Ricardo.

El establecimiento está en la avenida del Mayorazgo.
El establecimiento está en la avenida del Mayorazgo. – MS

La de payoyo y la de pistacho son las ‘best sellers’ del local. Utilizan variedades de queso que van desde el payoyo, por supuesto, pasando por la torta del casar, el de Idiazábal o el gamoneu. Estas de un lado. De otro, las pensadas en los peques y los golosos, las de Kinder, de Nutella o caramelo, entre otras. Y suma y siguen, porque lo que nos demuestran Cristina y Ricardo es que pasan el día pensando e ideando sabores y proyectos. Quieren hacer algo grande dentro de la hostelería malagueña y estamos seguros de que pronto darán que hablar con uno de esos proyectos que les ronda la cabeza a esta pareja bien avenida dentro y fuera del trabajo.

La Cheesequería nació durante la pandemia, en casa de Ricardo y Cristina.
La Cheesequería nació durante la pandemia, en casa de Ricardo y Cristina. – MS

Ver los
comentarios



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.