Local Politics

Eminem y Kendrick Lamar, al rescate del descanso de la Super Bowl


Actualizado

Por primera vez la actuación más importante del año retransmitida por televisión ha sido un show íntegramente dedicado al hip hop

Eminem, durante su actuación en el descanso de la Super Bowl.
Eminem, durante su actuación en el descanso de la Super Bowl.

Eminem salió el último y, como siempre, fue el primero. En una sucesión de raperos que fue una exaltación de la escena de hip hop de Los Ángeles y de la west coast, fue el de Detroit el que imprimió mayor tensión a la actuación más importante del año retransmitida por televisión, el descanso de la Super Bowl.

Eminem no sabe hacer otra cosa que ser el rap humano, y así se empleó para recuperar Lose Youself, clásico que cumple 20 años en 2022, antes de hincar la rodilla a lo Kaepernick durante medio minuto y desafiar así a la NFL, que había pedido evitar ese gesto.

El último héroe de Los Ángeles, Kendrick Lamar, también se mostró supersónico en su interpretación de Alright, puro nervio, en un homenaje de alta intensidad al pionero de la costa oeste Dr. Dre, que fue el eje que vertebró el espectáculo.

Eminem hinca la rodilla junto a Dr. Dre al piano.
Eminem hinca la rodilla junto a Dr. Dre al piano.

Mientras Kanye West tecleaba furiosamente en su cuenta de Instagram en su interminable descenso hasta convertirse en meme internacional, cinco raperos emblemáticos y una diva clásica del R&B hacían historia en el descanso de la Super Bowl.

El gran padrino Dr. Dre, su viejo compinche Snoop Dogg, su protegido más centelleante, Eminem, el algo más atribulado 50 Cent y el gran heredero de su legado, Kendrick Lamar, han ofrecido una actuación histórica junto a Mary J. Blige, quien ya actuó en el espectáculo de la final de la NFL en 2001.

Sin palabrotas, sin porros y con un flow más suavecito que la crema de boniato, Snoop Dogg meneó su pequeño culo haciendo una versión funky junto a Dre del himno de 2Pac California Love. Aunque quizá demasiado relajado, es imposible que Snoop no te seduzca.

Dio muchos más gritos Mary J. Blige cantando No More Drama… con todo el drama posible. Peor fue la aparición boca abajo de un 50 Cent que no ha perdonado los últimos 3.000 donuts que ha tenido delante de la boca. Quién le ha visto y quién no le ve ahora.

Eminem, Dr Dre, Kendrick Lamar, Mary J. Blige, Snoop Dogg y 50 Cent.
Eminem, Dr Dre, Kendrick Lamar, Mary J. Blige, Snoop Dogg y 50 Cent.

Estrellas negras de la música ha habido a menudo en el descanso de la Super Bowl. De Michael Jackson en 1993 a The Weeknd el año pasado, pasando por Diana Ross, James Brown, Stevie Wonder, Janet Jackson y su pezón, Prince, Black Eyed Peas, Beyoncé, Missy Elliott o Travis Scott. Y también hubo un año en el que todos los artistas eran negros: en 1998 Boyz II Men se unieron a Martha Reeves, Queen Latifah, los Temptations y Smokey Robinson.

Lo que nunca se había visto hasta ahora en esta actuación es un show íntegramente dedicado al hip hop. En realidad, ha tardado en llegar desde que en verano de 2019 la NFL llegó a un acuerdo con Roc Nation para producir el show del descanso: Roc Nation es la empresa de Jay-Z, uno de los raperos más exitosos y reconocidos de la historia, magnate del espectáculo y, entre otras muchas cosas, admirador de Colin Kaepernick, a quien definió como “un icono”.

Que el hip hop tomaría al asalto el halftime de la Super Bowl estaba cantado, o rapeado, y este año había una buena coartada: el 30 aniversario de The Chronic, obra maestra de Dr. Dre, el rapero y productor que fue símbolo y ya es leyenda del rap de Los Ángeles. Y también angelinos son Snoop Dogg y Kendrick Lamar, el prodigio que ha marcado el hip hop de la última década y que es el único artista en recibir el Pulitzer de música sin proceder de la música clásica o el jazz.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.