Local Politics

Canadá valora sacar al Ejército a las calles ante los desórdenes generados por los antivacunas



Canadá está evaluando la posibilidad de utilizar “poderes de emergencia” con el fin de aplacar las protestas ilegales que el movimiento antivacunas junto con grupos radicales están llevando a cabo desde hace semanas en diversos puntos del país.

Bill Blair, ministro canadiense de Preparación de Emergencias, reconocía este domingo la incapacidad de las autoridades a la hora de controlar la situación, de tal forma que se está valorando la implementación de “poderes de emergencia”, lo que podría conllevar que las fuerzas armadas patrullaran las calles del país.

Se trata de una medida de excepción no utilizada en Canadá desde 1970, cuando un grupo terrorista quebequés secuestró al viceprimer ministro de Quebec y a un diplomático británico.

Estas declaraciones del ministro Blair se producen después de que este domingo decenas de agentes de Policía arrestasen en la localidad canadiense de Windsor a una docena de personas que bloqueaban desde hace una semana el acceso al puente internacional Ambassador, el principal cruce fronterizo entre Canadá y Estados Unidos.

Un desalojo que no ha podido evitar que apenas unas horas después el puente siguiera cerrado al tráfico, dado que decenas de agentes se mantenían en la zona para evitar que grupos de manifestantes volvieran a bloquear el acceso al mismo.

Tal es así, que la Policía de Windsor ha comunicado vía Twitter que seguirá actuando en la zona de la protesta y que no tolerará la más mínima “actividad ilegal” lo que no evitó que varias decenas de manifestantes permaneciesen en las cercanías del puente Ambassador aunque sin bloquear las calles.

“Marcha por la libertad”: la réplica europea

Bruselas prevé perturbaciones importantes de tráfico como consecuencia del “convoy por la libertad” contra las restricciones sanitarias por el coronavirus, hasta el punto de que la policía ha pedido a los ciudadanos que eviten entrar este lunes en coche a la capital belga.

Por su parte, el aeropuerto de Bruselas invitaba este domingo a los viajeros a “tomar precauciones” porque la capital corre el riesgo de sufrir perturbaciones de tráfico por la llegada de la marcha por la libertad.

La “marcha por la libertad” intenta replicar el bloqueo que sufre la capital canadiense, Ottawa, desde hace días. La ministra belga del Interior, Annelies Verlinden; el ministro-presidente de Bruselas, Rudi Vervoort, y el alcalde de la ciudad de Bruselas, Philippe Close, anunciaron el pasado día 11 la puesta en marcha de medios federales, regionales y locales para evitar el bloqueo de la región de Bruselas-Capital el 14 de febrero.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.