Local Politics

Veintisiete horas atrapado en el coche con una naranja y un refresco: la odisea del atasco de la autopista I-95 en Washington


Actualizado

Ha sido una crisis que ha mostrado la vulnerabilidad de las infraestructuras en EEUU, y ha puesto énfasis en la importancia del plan de inversión en ese campo que Joe Biden logró sacar adelante en septiembre

Vista aérea del atasco en la I-95. Una autopista de 3.000 kilómetros.
Vista aérea del atasco en la I-95. Una autopista de 3.000 kilómetros.CHIP SOMODEVILLAAFP

El senador por Virginia Tim Kaine iba para vicepresidente, no para quedarse en un coche en medio de la nieve e ingerir como único alimento una naranja y un refresco en 27 horas. Así es la vida del político en EEUU. Y así son las infraestructuras en la primera potencia mundial.

Bastó una nevada -grande, pero no excepcional, y totalmente anunciada y predicha por los servicios meteorológicos- el lunes 4 de enero para que 800 vehículos quedaran atrapados en un inmenso atasco de 85 kilómetros en la autopista I-95, una de las más importantes del país, a apenas 100 kilómetros al sur de la capital, Washington.

Kaine logró salir de la pesadilla tras 27 horas. Algunos tuvieron que esperar más. Anoche, hora local (alrededor de las 3 de la madrugada de España) los últimos vehículos escaparon del atolladero, después de 36 horas en la nieve, a temperaturas que rara vez subieron de los cero grados centígrados.

Ha sido una crisis que ha mostrado la vulnerabilidad de las infraestructuras en EEUU, y ha puesto énfasis en la importancia del plan de inversión en ese campo que Joe Biden logró sacar adelante en septiembre y que supondrá la mayor inversión en fomento en cinco décadas y media, con un gasto de más de medio billón de euros.

Aspecto del Capitolio este martes tras la tormenta de nieve.
Aspecto del Capitolio este martes tras la tormenta de nieve.PABLO PORCIUNCULAAFP

El principal blanco de las críticas ha sido el gobernador saliente de Virginia, el demócrata Ralph Northam, por no haber movilizado a la Guardia Nacional del estado – en la práctica, el Ejército – para evitar el atasco, que ha paralizado la I-95, una autopista de 3.000 kilómetros que va, paralela a la costa del Océano Atlántico, desde Canadá hasta Miami. Afortunadamente, no hay que lamentar víctimas, pero sí decenas de vehículos dañados, muchos de ellos por colisiones. El enorme volumen de tráfico pesado que circula por la ruta ha hecho todavía más difícil el rescate.

El atasco es más escandaloso porque aunque la nevada fue considerable -de unos 20 centímetros en el aeropuerto de Washington- no fue ninguna monstruosidad como las que a veces (cada vez menos) se producen en la capital estadounidense. Así que solo cabe atribuir el desastre a la ineficacia de las autoridades. Incluso el propio Kaine ha lanzado una crítica velada a sus correligionarios demócratas. Ayer, cuando llegó por fin al Capitolio de Washington, declaró: “Tienen que aclararse acerca de lo que ha pasado”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.